La carrera tiene su fundamento en una perspectiva polivalente del profesional dedicado al turismo. La experiencia laboral indica que muchos egresados de carreras específicas de turismo encuentran puestos de trabajo en el ámbito de la hotelería, así como muchos egresados de hotelería se dedican profesionalmente a la organización de servicios turísticos.

El mundo contemporáneo avanza en acelerados desarrollos tecnológicos y de comunicación. Esta circunstancia permite advertir algunos fenómenos como la disminución de los servicios de intermediación, tales como las agencias de viajes, y abren un mundo de incertidumbre ocupacional que el graduado deberá afrontar. En este sentido, la carrera propone las bases teóricas y las herramientas suficientes  para formar amplias y sólidas competencias para abordar ese mundo cambiante.

El plan de estudio ofrece al graduado la posibilidad de formarse en saberes técnicos y operativos con acceso a titulaciones intermedias de pregrado, tanto en espacios típicamente turísticos como en aquellos específicamente hoteleros, para concluir en una formación de grado construida desde la experiencia del quehacer del sector hacia las competencias propias del planificador, del gerente o del emprendedor.

Se destaca como novedad el diseño de ciertas operaciones técnicas que hacen al saber específico del profesional del turismo que son poco tratadas en la oferta educativa existente, tales como la secuencia que conduce a la tecnología específica de la gestión de recursos turísticos y que incluye atractivos turísticos, recursos turísticos, macroproductos y espacios turísticos.