La reconversión técnico-productiva, en especial después de la crisis económica que sufrimos en el 2001, apoyada en este momento por un claro modelo de política industrial pensado para la revalorización de la PyME, transformó al ámbito nacional en tierra de chances para el Diseño Industrial.


Se está construyendo un nuevo esquema productivo, con la capacidad de encender a otra escala la economía de un país (como ya lo dió a conocer Italia en la posguerra) que también empieza a convivir con la necesidad de una exclusiva educación. De esta forma, mientras las considerables compañias invocan el valor añadido del Diseño Industrial desde sus pautas de publicidad, son las PyME’s quienes van a dar soporte al cambio político en materia industrial y las que van a permitir consolidar la relación del futuro Técnico Superior en Diseño Industrial con el medio socio-productivo.


Este es el marco que nos facilita atender una exclusiva situación para nuestro estado que exigirá expertos capacitados para ofrecer respuesta a las solicitudes de avance y producción de modelos industriales que por el momento no alcanzan con ser referentes funcionales de la industria nacional, como lo fueron en otras décadas, sino que también tendrán agradar las solicitudes de originalidad y calidad puestas de manifiesto en los mercados globalizados.


Es esta situación socio-económica, entonces, la que implica la necesidad de instrumentar reglas de originalidad pedagógica en todos los escenarios de la educación técnica; la necesidad de enfatizar las opciones de aplicación de las novedosas tecnologías de información y comunicación; la necesidad de admitir que el saber es actualmente el capital cultural crítico para re-vincular la propagación productiva de un país con la educación y el trabajo.


La Tecnicatura en Diseño Industrial dejará agrandar y reforzar los campos de acción técnicos-profesionales en un medio industrial en medio de una rehabilitación, apuntalando y fortaleciendo dicho desarrollo desde el instante mismo en el que los nuevos técnicos-profesionales se estén formando. Una formación técnico-profesional, centrada en el estudio por medio de la absorción sistemática y crítica de una exclusiva cultura profesional, originada en el progreso de novedosas tecnologías y conceptos de avance industrial y atenta a las solicitudes, por siempre renovadas y cada vez más particulares, de los sectores productivos.


Perfil Profesional
Competencia General


El TÉCNICO SUPERIOR EN DISEÑO INDUSTRIAL es el profesional que está preparado para crear productos industriales y el herramental complementario, planificando y gestionando su avance en los procesos industriales.
Áreas de competencias:
Las superficies de rivalidad del Técnico Superior en Diseño Industrial son las siguientes:
1. Idealización del avance de los procesos productivos industriales.
2. Avance del herramental complementario para los procesos productivos industriales (utilajes, gadgets, matricería, etc.).
3. Diseño de productos industriales.
4. Administración de desarrollos y procesos productivos industriales.

Área Ocupacional:
El Técnico Superior en Diseño Industrial, puede llevar a cabo su profesión haciendo un trabajo de forma autónoma prestando servicios de interfaz a compañias o en relación de dependencia, en industrias que tengan un departamento de interfaz y/o en superficies de Exploración y Diseño y en compañias que se dediquen a la prestación de esta clase de servicios.