El Procurador de los Tribunales es un profesional, Licenciado en Derecho, especializado en el trámite judicial, o lo que es semejante, en el derecho procesal.

El procurador exhibe la representación de los particulares y compañías que se ven en la necesidad de asistir a los Tribunales. Posee la facultad, y se encuentran capacitados para hacer, una funciones que agilizan el avance del trámite judicial y agregan una garantía plus al cliente del buen manejo de su caso.

La tarea mas importante de un procurador dentro del desarrollo judicial es la representación procesal de los litigantes frente los Juzgados y Tribunales.

Además, se ocupa de gestionar oficios, mandamientos y exhortos por delegación del órgano judicial de manera que acelere la “maquinaria judicial”, reduciendo los tiempos de los procesos judiciales

Publican edictos y avisos oficiales en los Boletines Oficiales, periódicos, etc.

Gestionan y abonan las tasas judiciales en representación de los usuarios. De la misma manera, con los depósitos exigidos para la admisión de los diferentes elementos

Se encargan de la exhibición de todos los escritos que desarrollan los letrados.

En la tramitación del desarrollo judicial, un procurador elabora y muestra cuantos escritos sean necesarios en busca del impulso procesal exacto para evadir dilaciones en la tramitación del asunto

Todos los días, llegan de los Juzgados las alertas dirigidas a los usuarios y las ponen en manos del Abogado director del caso.

Se ocupa de la vertiente procesal, efectúa el cómputo de plazos y vencimientos, recordando al letrado los mismos, de esta forma como las fechas de las vistas, y cualesquiera otros hitos del procesamiento.

Además, del compromiso con el clinte (vertiente privada), la profesión tiene otra vertiente pública, basada en la cual posee el deber de ayudar con los órganos jurisdiccionales y, hacer en lo personal las diligencias de alerta, emplazamiento y citación a la parte contraria por encargo del cliente y delegación del Juzgado.

Todos los días se encuentra en la sede judicial para, enseñar los escritos y hacer todas las gestiones primordiales para el buen avance del desarrollo judicial.

El contacto periódico con los Tribunales hace que conozca mejor el desempeño y burocracia de los Juzgados.