Quien se atrae por los estudios académicos en Filosofía se asoma a un campo del entender de la verdad como no hay otro igual. ¿Qué distingue a la Filosofía de algún otro conocimiento y qué la hace tan particular?

La radicalidad de su entender. En la Filosofía se expone el espíritu mismo para hablar de sí, en tanto eterno buscador de la realidad y los argumentos de las cosas. Esta búsqueda abre a la oportunidad certera de la vivencia de la integridad en uno mismo de forma intelectual, emocional y costumbre. Por este motivo la plenitud que crea la actividad de filósofo consume sí misma.

La Licenciatura en sus 4 orientaciones (Estética, Teórica, Costumbre y Epistemológica) brinda la formación para Investigar temas particulares de Filosofía e integrar grupos laborales multidisciplinarios, asesorar a editoras de contenidos escritos filosóficos o relacionados al sector de las ciencias humanas. Además permite al consejos de instituciones privadas o públicas del sector industrial, comercial, técnica, científica, de la salud, la educación y la justicia, de las ciencias y instrumentos sociales para informar y comunicar popular sobre las implicancias filosóficas de sus propios quehaceres y responsabilidades.

La Licenciatura es un requisito primordial para la postulación a becas de estudio y de perfeccionamiento nacional e en todo el mundo. Aquel estudiante que tiene proyecciones sobre esto, no debe dejar de atender a esta consideración estratégica de su futuro.