La Licenciatura en Agroecología está destinada a los apasionados en fomentar modelos de agricultura sustentable, de bajo impacto ambiental, acatando la biodiversidad y la civilización de los pobladores.

La carrera tiene un enfoque basado en los sistemas productivos (cultivos intensivos, agricultura familiar, ganadería de bajo impacto, producción orgánica) y los elementos naturales propios de la zona (el turismo y los servicios asociados), pero siempre considerando el aspecto humano, o sea los diferentes perfiles de productores, y sabiendo que los sistemas productivos locales muestran enorme diversidad y dificultad (según los casos), muchas veces involucran elementos naturales de prominente valor ambiental, sociocultural y barato, y tienen además alta fragilidad.

Por esto, esta carrera apoya con base científica la utilización de tecnologías apropiadas para el aprovechamiento sustentable del suelo, el agua, los agroecosistemas y los elementos de los genes. Para eso integra saberes habituales y investigadores, considera la diversidad ambiental, popular, económica y cultural. Apoya la soberanía alimentaria y la igualdad intra e inter regional. Además, impulsa la apropiación de valores y reacciones para la conservación de la naturaleza con el objetivo de optimizar la calidad de vida de la sociedad.

Los egresados tendrán una sólida formación teórico-práctica con fundamento científico, ambiental y económico y social, con aptitud para crear, conducir y considerar, agroecosistemas sustentables que permitan un avance comunitario coincidente con la conservación del ámbito y la idiosincrasia cultural de una zona, siempre con la participación de los productores.

Además, impulsarán el avance regional con un enfoque participativo y equitativo por medio de el fomento de una agricultura sustentable coincidente con la conservación del ambiente, la diversidad biológica y cultural.

Frente los diversos efectos de la agricultura común, la concepción de la agricultura ecológica, apoya la producción agrícola conservando los elementos naturales básicos: suelo, agua y biodiversidad, basados en un respeto a las comunidades rurales y a los principios éticos y humanos. La agricultura ecológica es enormemente productiva y paralelamente sostenible a la larga, por lo cual es una opción real para lograr solventar el inconveniente de dar de comer a una creciente población humana.