El Despachante de Aduanas es auxiliar del comercio exterior y del servicio aduanero. Participa en la gestión aduanera para regular la precisa percepción de los tributos ajustables a la importación y exportación, y colabora con el área productivo al hacer más simple las ocupaciones comerciales. Asiste a las autoridades públicas en la utilización de reglas aduaneras, en la modernización de las aduanas, la fiscalización y la facilitación comercial. Efectúa el control capaz del tráfico de mercaderías y la fiscalización aduanera. Presta consejos de carácter técnico en el sector de su competencia. Auxilia en la estipulación laboral de los servicios de seguros, fletes, almacenajes, descargas y empaques. Desempeña su actividad en salvaguarda de los intereses del comercio y de la gestión aduanera; el ejercicio de su profesión supone la relación directa y personal con los importadores/exportadores y trabaja en su representación. La relación que se establece entre esas dos partes configura un mandato comercial, sujeto a las disposiciones del Código Civil y del Código de Comercio. Está habilitado, además, para accionar en relación de dependencia laboral en calidad de Despachante contratado, relación sospechada en el Art. 107 del Código Aduanero, y en forma sin dependencia para usuarios de compañías de servicios.